lunes, 6 de abril de 2009

"EL CLAN DE LOS NO HUMILDES"

“Tengo ganas de ser aire, y me respires para siempre, pues no tengo nada que perder…Todo el tiempo estoy pensando en ti, en el brillo del sol, en un rincón del cielo…todo el tiempo estoy pensando en ti, en el eco del mar, que retumba en tus ojos….” [nota: viernes 3 de abril..año 2009 d.Cdespués de tanto planearlo, no pude ir al concierto de Zoë en el estado vecino, mi hermana, Carito y Fello fueron. Laura me puso al celular todo el concierto, la quiero por eso y muchas cosas más.]

Nunca he sido una mujer de pocas palabras, al contrario de eso, siempre he sido lo más parlanchina posible, “pero si Tú platicas hasta con los perros [me dijo una compañera del salón alguna vez al preguntarme por qué no le hablaba a una ex amiga]. Como lo he dicho, soy de muchas palabras y pocos silencios, y me topé con ellos, hace algún tiempo, en el año 2005, cuando teníamos entre 18 y 19 años, después, tiempo después, llegó García Lara, y se unió a “El clan de los no humildes”.

-->Primero apareció la mujer de los 45 kilos, ojos brillantes y cabello negro, la conocí una semana antes de entrar a la Universidad, y al tercer día de encontrarnos, nos fugamos por primera vez. Fuimos a un lugar lleno de cosas “campechanas”, nos topamos con un hombre vendedor de aceites y pláticas que de cuento en cuento nos vendió lociones mágicas, años después en una de las tantas escapadas y en otro lugar encontramos un “stan” de aquella tienda, con los mismos aceites y las sales de aromas, la chica del pelo negro y yo, ya no éramos las mismas, habíamos cambiado cerca de 270° en los últimos años. Habíamos pasado mil cosas juntas, y me había aguantado llantos ficticios y reales, ya la quería, planeábamos el viaje de nuestras vidas.

-->Llegaron “el americanista” empedernido y “el chivista” de religión, uno con rosario en pecho y el otro con lentes para ver de cerca la vida. Los miraba de lejos, tan diferentes a mí, los veía tan ridículos y tan lejanos a mi vida que no supe en qué momento se volvieron parte de mí, en qué momento se los quité a sus otras amigas, y en qué momento lloré con ellos mis tantas desgracias. Lo único que recuerdo es que un día ya estaban bebiendo conmigo de la misma agua y riendo por y con los mismos sueños.

-->Él siempre estuvo cerca y un tanto distante, el regalo de su vida venía en camino, la responsabilidad más grande que un ser puede tener, desaliñado, ojos un tanto tristes, y con los dientes completos aún pasaba desapercibido a mi mirada. Cuando me di cuenta, ese hombre ya me llamaba “suncho” e intentaba fastidiarme cada vez que podía. No supe cuándo y cómo empezaron a dolerme las cosas que le pasaban, cuando todos fuimos preocupándonos por sacarlo del hoyo en el que había caído sin querer y a la vez queriendo.

-->Ocupó mi lugar alado de la mujer de los 45 kilos, me enojó mucho, quería robármela. Después, decidí darle la “oportunidad” de quedarse ahí. Siempre tan educado, respetuoso y al parecer más “maduro” que nosotros. Más de un año después nos dice que se va, ja, y me abandona cuando empezábamos a estar más unidos, y, cuando he empezado a considerarlo un gran amigo, un dedo más de mi pequeña mano amputada por tantas decepciones. Lo merece, merecer irse para volar alto, muy alto por otros cielos, desplegar sus alas y llegar a ser tan grande como él lo desee, porque sé que cuando regrese seguirá siendo el mismo ser que se fue.

Nunca he sido de pocas palabras y para mi fortuna o desgracia, me he topado con ellos, igual de habladores que yo. Todos tan diferentes y tan iguales entre sí. Tan distintos a mí, tan únicos. Crecí en un mundo de irregularidades y llegué, al fin, a mi estado regular.

En días como hoy me siento tan afortunada que he de escribir esto para ellos, que forman parte de “Los chicos de mi vida”, y para la mujer de ojos brillantes y “pegue” impresionante. He llegado a quererlos tanto y a sentirme tan bendecida por tenerlos que a veces no sé cómo explicarlo.

A veces me pregunto qué será de nosotros en unos años, cuando partamos a otros mundos, cuando no nos veamos a diario. Cómo nos trataremos en ese entonces, cuando vayan a mi boda y yo a las suyas, cuando mis hijos los llamen “tíos”, cuando sean importantes. Todos estamos es esa época de nuestras vidas que es esta constante lucha de trabajo extenuante, mezclado con la escuela y las emociones de juventud, nuestro divino y compartido tesoro, labrando arduamente nuestro futuro, poniendo todo de nosotros para ser unos hombres y mujeres de provecho.

He tenido la dicha de coincidir con estas cinco personas, tan iguales y tan distintas entre sí. Me han levantado del suelo tantas veces y estaré ahí para socorrerlos cada vez que ellos caigan, o mejor dicho tropiecen, porque no son de las personas que se derrotan, son diferentes, por eso los escogí entre tanta y tanta gente, o tal vez, ellos me han escogido, que para mí, es una fortuna más grande aún.

Coincidimos, en tantos siglos, tantos mundos y tanto espacio. Mis iguales, mis amigos, mi gente. No puedo encontrarme en mejor momento, agradezco profundamente el hecho de contar con su amistad, se que tal vez esto signifique poco para ellos, o tal vez tanto como para mí. Los quiero tanto y estoy muy orgullosa de ellos y de ella. Ya no somos los adolescentes de hace cuatro años, nos hemos transformado en personas con toda la capacidad de pensar y sentir a la vez, hemos dejado de ser larvas para transformarnos en mariposas, bueno, ellos y ella en mariposas y yo, en un mágico tulix.

Los quiero, y QUIERO que esto que tenemos ahora perdure por todos los años venideros, que hagamos el hotel temático, que seas la dama el día de mi boda o yo la tuya, que me invites a tu casa en Cancun, que te vea trabajando en el D.f con ese traje sastre que tanto quieres, y que seas un hombre feliz y veas crecer al “regalo de tu vida” siempre y cerca de ti. Los quiero y respeto por siempre, aunque a veces se rían de mis cosas raras y locuras, aunque no entienda lo que dicen.

Hasta siempre.

4 comentarios:

  1. La mujer de los 45 kilos..7 de abril de 2009, 14:28

    te amo y los amo tmb!.. mi vida nunca seria esta sin ti y sin ellos. Comparto todo lo que escribes.. TODO.. gracias mi tulix magico por dejar caer tus polvitos sobre mi.. :)

    ResponderEliminar
  2. de nada pollodrila, despuès de todo... es lo menos que podìa escribir, he de confesar que no fue sencillo ordenar mis ideas volàtiles, ya sabes, saltando de una idea a otra en menos de medio segundo. te quiero.

    ResponderEliminar
  3. bueno, tienes que aceptar que no hay garantias de que asistan a tu boda y tus hijos les llamen "tio". a eso se le llama realidad, la que existe y exige el mundo del exito; aun asi para mi es completamente poetico seguri queriendose a la distancia.

    ResponderEliminar
  4. CHIVISTA DE RELIGION
    gracias x escribir eso dnosotros claro ke yo iwal tKIERO MUCHO TULIX y atodos me an enseñado muchas kosas, va seer un placer estar en tu boda jajaja y ke vengas a mi ksa TKIERO MUCHO NIÑA

    ResponderEliminar