miércoles, 12 de agosto de 2009

ººTeoríaºº [Cosas del amÖr...cÖsas de la VidÄ]

Tengo una teoría…Esta teoría la diseñé cuando tenía 13 años, la primera vez que creí estar enamorada… cuando tenia un acné espantoso y el niño que me gustaba me dijo que estaba fea y que no quería ser mas mi novio… aclaro.. Ahora el tipo me habla y quiere que seamos “amigos”..jaaaaaaaaaa…. i lu su…
Cada vez que inicio esa fase de desenamoramiento, evacuación del alma, despedida de personas, reencuentro con seres extraviados por el paso del tiempo,amigos y seres especiales , o cuando conozco a “alguien nuevo”, recuerdo mi pequeña teoría y me río como aquel día ..
Tenia mi blusita azul escolar… mojada por la lluvia del mes de junio.. y mi cara con cara de incógnita pensando que sería de mi a los 20 años.. si seguiría igual de fea.. o me pondría peor..
Recuerdo.. y muero de la risa.. Porque, aquel día, frente al espejo.. morí de la risa…
**El corazón es como una esponja** Capitulo 1…
-Me refiero a una esponja.. Una de esas esponjas amarillas que sirven para lavar trastes.. [en ese entonces Bob Esponja no habìa llegado a México]… La esponja no tiene esa fibra verde en la parte de atrás, simplemente es una esponja amarilla, lisa, sin huecos.. ovalada…**Varias esponjas que quieren ser corazones
** Capítulo 2…
-Existen muchas esponjas… varias… Cuando conocemos a una persona que nos sorprende en la vida.. le entregamos una esponja. Las primeras esponjas son hacia nuestros padres, hermanos, abuelos y la familia cercana…
**El líquido** Capitulo 3…
-Esponja seca.. así la entregamos… y al momento de entregarla.. Esta esponja se llena de un líquido llamado afecto…. Amor… cariño.. respeto… todo esto conforma ese liquido viscoso de color azul que llena nuestra esponja…
**El primer hueco de la esponja** Capitulo 4…
-Suele ser la primera pelea.. disputa o desilusión que .. al momento de estar “fregando” la vida.. en lugar de un plato o vaso.. rasguña a nuestra esponja y le causa esa rajadura.. que hace que parte del liquido se salga… he ahí.. el inicio de la depuración de la esponja…
**Esponja del amor** Capitulo 5
-Y cuando conocemos a “alguien” por quien sentimos “eso”… que pasa??
La pequeña esponja se llena inmediatamente del liquido azul y vive “fregando” la vida de lo más feliz.. en un santiamén.. se llena de rasgaduras pero quiere seguir asi… lavando vida.. y cuando le duele lavar.. no le importa…
*A veces es culpa de la misma esponja.. que se llenò de liquido no saludable… que dañò al liquido.. o que simplemente no supo como lavar bien..
*En ocasiones el liquido simplemente no quería estar dentro de la esponja… y este.. empieza por salirse solo… sin que la esponja se de cuenta… por que ya no esta a gusto en ella…O tal vez.. a la esponja no le guste tanto el liquido como creia .. y simplemente.. lo exprime un dia… y deja que salga.. para quedar seca y absorver otro liquido de color azul cuando conozca a “alguien mas” que pueda llenar ese corazon de esponja..
*Pero..podría ser que la esponja se reponga.. y siga con el liquido.. o que nada malo pase.. y todo sea feliz…
*Y hay una esponja que ..después de ser bella se pone gris.. pero un dia.. llega y se ve en un espejo y es amarilla… y el liquido esta dentro de nuevo.. y se da cuenta.. de que vale la pena fregar pisos, ventanas y lo que sea.. porque lo bueno puede estar por venir.. lo malo y los rasguños simplemente fueron pruebas.. de nuevo es amarilla… y puede estar asi.. mucho tiempo.. con “eso” con “ese alguien”.. con el liquido azul…de lleno…
*Hay mil hipótesis en este tipo de esponja… todo depende de según como se mire.. todo depende..[by Jarabe de Palo]
**Esponja amiguera** Capitulo 5…
-Aquella que se llena poco a poco.. con el paso del tiempo.. y es también .. la que con el paso del tiempo se llena de rasguños .. cicatrices… remiendos y demás..
Es esa esponja grande.. amarilla y lustrosa al principio… a veces sigue asi.. por mucho tiempo.. pero eso significa que no ha pasado por cosas importantes en la vida.. no ha “fregado” muchas adversidades con el liquido.. no ha tenido que remendar muchos huecos.. ni sabe que es una amistad de verdad…
En cambio.. la esponja amiguera llena de cicatrices, sucia.. roída,.. y falta de color que sigue con el líquido dentro después de mucho tiempo de fregar trastes es aquella que en las noches se siente feliz con su liquido que ya no es azul sino descolorido dentro de ella.. se siente satisfecha.. estable.. comoda con todo ese amor dentro.. opr que sabe que a pesar de las apariencias.. siempre tendrá al liquido cerca para ayudarla..
**Esponja hermanera..** Capitulo 6…-Y esta es la mas mas roida de todas.. la mas sucia… llena de restos de cosas.. lastres--- rasguños.. pero es la mas magica.. la que cada 6 meses se renueva y se pone amarilla y bella una y otra vez.. es aquella que tiene un lazo tan tan fuerte con el liquido que nunca se sale se ella.. ni una sola gota al fregar la vida.. ni un poco de amor fuera.. es aquella que a pesar de haber estado roida meses.. aun dia aparece amarilla y resplandeciente… es la mas hermosa de todas las esponjas.. la que siempre va a estar ahí con su liquido dentro…
**Si la esponja no te sirve** Capìtulo 7…-Y cuando la esponja se pone muy roñosa…. No lava bien los trastes.. no quiere que el liquido este dentro.. pues simplemente… tirala… y comprate otra.. no hay por que vivir con una esponja que no deja que el liquido la llene por completo.. a veces.. hay que hacerlo desde el principio.. cuando se ve amarilla y lustrosa.. otras tantas.. nos damos cuenta al final.. cuando ya tiene chorrocientosmil huecos.. y ya no se puede ni tocar*

domingo, 5 de julio de 2009

Warning Sign**

El primer recuerdo que tengo en mi vida, es el de mi padre llevándome a conocer el mar una tarde gris. Tal vez tenía un año de nacida. Lo recuerdo como si fuera ayer, yo sobre sus hombros con mis pequeñas manos sobre su cabeza, la brisa del mar no me permitía abrir bien los ojos, el cielo grisáceo, el frio del atardecer, realmente bello.
Me llevó al mar de Monte gordo, lugar donde vivían mis abuelos paternos, en el estado de Veracruz, dos días después de haber abandonado el lugar que reconocí siempre mío, la casa de mis abuelos maternos, en Champotón, municipio de Campeche. Mi padre me llevó a conocer el mar, o más bien, a reconocer el lugar donde pasaría mis días y noches durante muchos años para que mi tristeza infinita se difuminara y tratara de no llorar al no encontrar los brazos de mi abuelo materno, y para que no despertara pidiendo mi jugo de naranja y fresas como desayuno, las cuales me daba mi dulce y fuerte abuela materna. Ambos, mis primeros padres.
-No sé porque te quejas Abue, te he dicho que ya no soy una niña, ya puedo cuidarte.
-Es una de la chingada coño…. Tener que pedirle a mi nieta esto, estar en esta cama, no poder ver “El rostro de Analía” a la 1:30 pm, nisiquiera tienen tele en estos hospitales, no puedo ni ir al baño, comer chicles, y sentarme bien.
-Ya te dije que yo puedo cuidarte, j aja , creeme Abue, ya crecí. No soy una niña.
-Es una de la chingada…. Qué calamidad¡¡
Mi abuelo tiene 83 años y, durante toda su vida, ha sido el hombre más sorprendente que jamás conoceré. Hace unos meses seguía saliendo con “sus mujeres”, aún no entiendo cómo es que puede hacer ese tipo de cosas, tal vez sea porque en su pubertad comió el corazón de un colibrí y eso le ha dado tanta suerte en el amor.
Tal vez, por tener tanto amor en su pequeño y ahora cansado corazón, este necesita un marcapasos, para que ese amor no lo debilite más.
Creo que estuve enamorada una vez, ahora se, con certeza que el amor ha de ser algo más maduro, con esos toques de locura que le dan emoción, pero, a la vez, algo seguro que nos brinde confort.
Amé a mi padre con locura, perdió mi amor por cosas de la vida, le tengo un amor peculiar a mi madre que no se terminará por ese hilo invisible que nos une, le tengo un amor cálido y sobre protector a mis hermanos, me he jurado ir apaciguándolo poco a poco, inicié la semana pasada y me va bastante bien.
Amo a Manuelito Baeza, mi abuelo, de manera irracional, es de esos amores nacidos de la admiración y el respeto, combinados con el sentir que te protegen aunque no estén ahí. Es un sol, y, si conociera a un hombre como Él ahora mismo, le pediría que se casara conmigo sin temor al rechazo.
Hoy es un día de esos en los que medito “Cosas del amor, cosas de la vida”, es cuchando a Cold Play y su Warning Sing. Pensando sonoramente en que mañana sabremos quién será el próximo gobernante del Estado durante los próximos 6 años, el que decidirá tal vez, mi vida laboral si llego a hacer raíces aquí.
Raíces, echar raíces. Qué pasaría si llegara a conocer a “alguien” que se quede con mi corazón y quiera que echemos raíces juntos? Tengo tantos mundos por visitar que me da miedo enraizarme tan joven.
-Tienes el mar a tu disposición niña. Así de joven, guapa y locuaz, puedes hacer lo que quieras, no te enamores ahora, no te amarres ni te aferres, tú sólo déjate ir.
-Gracias por el consejo Tío, créeme que ya había pensado en eso, lo tomaré muy en cuenta.
-Gracias tío Juán José, mi hija ya había pensado en eso, hemos hablado de las posibilidades que puede tener, y muchas gracias por aconsejarla.
**Qué es lo que quieres, o, para ti, que sería una “relación , una buena relación”?[pregunta hecha por mi enemigo del Biotronic Mr. Àlvaro después de haber mordido mi polvo]
Qué quiero, ya sabes que No sé lo que quiero, no con exactitud, pero para mí una relación no se basa en estar todo el tiempo juntos, porque tiempo, es lo que ahora, paradójicamente, no tengo.
Tengo tiempo para mí, para crecer como persona, tengo tiempo de sobra para poder llevar a cabo mis planes, esos planes que, algunas noches, no me dejan dormir.
Tengo tiempo para pensar en mi futuro inminente, para soñar lo que quiero llegar a ser en un lapso de 10 años, en mi casa blanca con margaritas en el jardín sembradas por mí, en mi estabilidad económica y en mi apasionante profesión.
Es verdad, tengo tiempo para enamorarme, pero, no así, no como lo hacía a los 16 o 18 años, no tan avasalladoramente, sino con un poco más de madurez, no mucha ja, porque aún me quedan esos estados de locura, pero sí la suficiente como para entender que, primero he de estar bien conmigo para poder darle felicidad al otro.
No, no me cierro a las posibilidades, antes sí, ahora no.
Le pondría las cartas sobre la mesa, tal vez no sepa de mí en días, tal vez no vea mi rostro en una o dos semanas, ni pueda oler mi cabello alguna tarde que quiera verme. No puedo, no ahora, y no puedo simplemente porque no quiero, no ataduras, estoy en el tiempo de crecer. En ese tiempo y con estas ganas que han llegado ahora a mi.
-Y si te enamoras, y si está lejos, que harías?[Esteban pregunta…mi amigo de toda la vida]
Lo dejarías ir? Permitirías que aquella persona a la que conociste se aleje porque no tienes tiempo para eso… cuestiónate linda, piensa. Te aventarías a llevar una relación ahora que estas en tus tiempos?
-Buena pregunta. Sí, sí, y mil veces sí[by“Como agua para chocolate”], sabes por qué si, porque sé que no nacimos para estar solos, siento que mi soledad ahora es cómoda, pero, llega un momento en que la soledad perjudica. No podría verlo seguido, eso sin duda, pero al verlo sería mi tiempo exclusivo para él, si me pide que nos fuguemos un fin de semana al infinito sólo con el tanque lleno y una botella de whisky sin pensarlo me voy. Sí por alguna razón llegara a recibir ofertas de trabajo lejos, iría a verlo en cuanto pudiera, no tengo limitantes en ese sentido.
°°Sé que, cuando vas a estar con alguien es porque quiere verte crecer como persona, sin ataduras, sin tiempos establecidos para la hora de la visita, simplemente una relación que no se sienta coartada por la distancia o por la cercanía, algo un tanto difícil detener a mi edad, cuando las pasiones están aún a flor de piel. Alguien que sepa que está ahí para mí aunque no sea físicamente y que quiera que yo esté para él.
Esa persona con la que despierte una mañana y tenga sueños y aspiraciones como yo, que quiera conocer el mundo y que, al reencontrarnos, pueda ser apasionado y tibio a la vez. Que sea mi igual en muchos aspectos y desigual en otros.°°
No me abstengo, no le tengo miedo a caer en ese abismo amorífico, porque sé, que no se trata solo de pedir a gritos que te digan Te quiero, sino saber cómo decirlo y recibir lo que te digan.
Mis abuelos maternos estuvieron casados casi 50 años, hasta que murió mi abuela. Mi abuelo y abuela paterna también y sé que abrían seguido juntos. Son de la vieja escuela del amor, que al fin y al cabo, es amor en sí.
Mi tipo de amor, en un tanto distinto. Muy distinto.
Tengo 22 años, el mar a mi disposición y la seguridad de estar plenamente agradecida por cada momento e instante mágico que me sucede en la vida, siendo perseverante en todos mis proyectos para lograr obtener lo que quiero y así, algún día jaa jaaa muy lejano, tener mi casa blanca con margaritas en el jardín. Pero eso, es otra historia, lo que más quiero ahora es ser trotamundos y ver las estrellas desde Agua Azul o Palenque, con una copa de vino en mis manos y unos soñadores como Yo.

domingo, 31 de mayo de 2009

°°El camino°°

No.. tú no te olvidarás jamás, yo voy a hacerte recordar..

Cuando conoces a una persona que llega a tu mundo para iluminarlo recuerdas exactamente el momento en el que se manifiesta ante ti…

--Chamaca… que chingadamadre estás haciendoooo****
En ese momento, la mocosa de 4 años y medio voltea hacia su derecha, deja de saltar en la cama y de jugar con el calendario gigante que está pegado en la pared, voltea a ver a su pequeña hermana, y, de nuevo, ve hacia su derecha.
Parado en el marco de la puerta, se encuentra un hombre gordo de unos 35 años con tenis blancos viéndola….

--No te comas los mocos…. No seas puerca¡¡..

--No te enojes Tío, no me regañes, Laurita también se come los mocos, saben a sal… no te enojes…[hace pucheros, le entra ese sentimiento de entre pena y miedo a más regaños].

--Si te vuelvo a ver comiéndote los mocos te voy a acusar con tu mamá, dónde viste eso ehhhh?....no lo vuelvas a hacer, que todo lo que haces lo repite tu hermana…[el hombre cierra la puerta y sigue su camino, la niña hace “bolita” sus mocos y se acuesta a llorar, jamás volvió a comerse un moco].

Era diciembre, en un pueblo muy muy lejano, una combi blanca se asoma a la puerta de aquella casa con entrada de tabiques, el hombre gordo baja junto con su amigo, las niñas corren y lo abrazan, hace frío, mucho frio y él es tan cálido y suave, es tan grande y amigable…tiene tanta paz en sus ojos y ellas lo extrañaban tanto. Suben a la combi junto con su madre y un bebe. Emprenden un viaje, amanecen en una ciudad muy muy lejana.

--A ver hija, qué te trajo Santa Claus. [dice la mujer de cabellos grisáceos que carga y besa a las niñas.]

--Mi muñecaaa…. “chispitas de amor”….ropa, mucha ropa, mi botiquín de doctora, voy a ser otorrinolaringóloga, me trajo muchas cosas…

--Y a tu hermanita qué le trajo.

--Su nenuco, se hace pipí, mucha ropa, y la barbie que tiene bicicleta. Abuelita, nunca nos había traído tantas cosas, estoy muy contenta.
El hombre gordo de 35 años compró todo, no tenía hijos, nunca se casó.

--No me gusta que te lleves con ese chamaco, Paula. Conozco a su papá, y no dudo que él sea igual. Sé que tal vez no me hagas mucho caso, pero eres como mi hija y no quiero que salgas lastimada. Tienes 15 años y no sabes lo que haces.

--Sí Tío, no se preocupe, no me va a pasar nada malo.

Y Paula nunca le hizo caso, y así fue, él la lastimó.
Pasó el tiempo, Paula sanó, su Tío Santa Claus siempre estuvo ahí para ayudarla.

--Ya vine Tío…

--Que bueno hija, cómo te fue esta semana, cómo vas en la escuela?

--Bien Tío, no pude venir la semana pasada por que tuve mucho trabajo y cosas que hacer, qué está viendo?.

--Es una película que me gusta mucho, se llama “Flores en el ático”, ayer vi “El abogado del diablo” y me acordé de ti. En el librero tengo unos libros de derecho que te van a servir.

--Gracias Tío, voy a dejar mis cosas en el cuarto..

Paula no tuvo un padre normal, un padre de esos que están a tu lado en los momentos felices y mucho menos en los momentos melancólicos. El día en que Paula cumplió 15 años, su Tío Santa Claus pagó un banquete exquisito, cada cosa escogida por ella. Al entrar al salón sus ojos brillaron y se llenaron de lágrimas, no derramó ninguna para no arruinar el maquillaje. Todo era mágico, amarillo y blanco, sus flores favoritas lílis y margaritas, cristalería en la mesa, meseros, música, la gente que la amaba y muchos regalos. El Tío Santa Claus lo organizó todo, y Paula fue feliz. Él la acompañó en la iglesia, a falta de padre su abuelo y su Tío, y resultó ganar por partida doble. El padre sólo se manifestó con una corta felicitación en el periódico, el Tío bailó con ella el vals y le dijo lo hermosa que se veía y lo orgulloso que se sentía de ella, que era su hija.

Paula creció, y tuvo que irse de la casa de sus abuelos donde vivía su Tío, que nunca se casó por cosas del amor y cosas de la vida, por una mujer que lo decepcionó en el alma y por cosas profesionalmente fallidas.

Ese hombre era un banquetero excepcional. Las mejores fiestas de esa ciudad estaban a su cargo y eran prácticamente perfectas.

Él era de esas personas que siempre estaba feliz, pero hubo un día en que la tristeza infinita invadió su corazón lleno de amor. Se sentía solo, y ahí inició todo.

Estaba muy triste, y fue su decisión. Era feliz de día y triste en las noches. Paula no se dio cuenta del momento en el que su Tío llegó a ese punto sin retorno. Su hígado se paralizó, estaba seco por que “aquello” que ingería en las noches de tristeza lo humedeció de más. Y un día, simplemente no despertó.

Paula tiene sus alas rotas y su corazón marchito. Lo escuchó la madrugada del 19 de mayo del año 2009. Platicaron unos minutos, él le contó que estaba feliz, que decidió irse sin molestar a nadie, le pidió que no llorara más y que rezara por él, la llamó “hija” una vez más. Paula derramó una lágrima y él regañándola le dijo que no derramara una sola más. Se despidió de ella y al abrir los ojos sintió la tibieza del aire.

Paula acaba de cumplir 22 años y está tomando decisiones en su vida. Lo extraña más que nunca, lo ama con toda su alma.

--El no tenía hijos y nosotros [sus hermanos y ella] no teníamos papá, en algo teníamos que acoplarnos.

No tiene ningún mal recuerdo de él, sólo buenos.

A veces, conocemos a esas personas que llegan a iluminarnos la vida con mil y un cosas que vamos recordando y uniendo a pedazos, cuando se van, se llevan esa luz, pero sólo es un momento, después regresan de a poco para ir devolviendo lo que nos han regalado.

El primer recuerdo que tengo de mi Santa Claus son las navidades tristes y frías cuando vivía lejos lejos de este lugar al que amo tanto, él llegando por mí y mis hermanos en su combi blanca para regalarnos navidades perfectas.

Es aquel hombre gordo sin hijos y con muchos sobrinos a los que amó con toda su alma hasta el último de sus días. Una de las dos personas que le advirtió a Paula que sería infeliz si seguía terqueando. El hombre por el que dejó de comer sus mocos salados, y aprendió a hacer lasaña, aquél que le enseñó a cocinar y que se sentía tan orgulloso de ella, porque antes de que él se fuera, Paula ya había renacido.

No fui a tu entierro, no quise, no se me dio la gana. Te amo, así de simple. Y te recuerdo como siempre, con tu sonrisa azul celeste, sentado en tu silla café en la puerta de la casa donde crecí y fui tan feliz. Te amo, te amamos, no encontraré en mi camino mejor Santa Claus que tú. Te llevo gravado en mi mente, en mi corazón y en cada uno de los pasos que dé en este camino que recorro día con día.

Te doy las gracias infinitas por todo aquello que hiciste por mí y lo que estás haciendo. Sé que nos cuidas, que eres el lucero diario, que estás aquí junto a mí, cuidando de ellos y de mi. Te amamos y siempre serás un papá excepcional.

Y desde aquí, me acordaré de ti….escucharás, mi voz cerca de ti.



jueves, 30 de abril de 2009

°°Estrellas°°

- Me regalas un cigarro?...
- Aquí tienes, disculpa, no fumo con filtro. [extendiendo la cajetilla hacia los dedos largos y delgados de la chellista]
- No te preocupes, Yo no fumo….
- Y entonces, podrías decirme qué nuevo sueño está pasando por tu mente, tienes la cara iluminada…
- Cuéntame algo…
- Qué quieres que te cuente, hay mucho que contar y poco que callar, al menos por esta noche, hoy no tengo ganas de amanecer solo.

Y los dos fumaron su primer cigarro juntos… tomaron su primer café sin azúcar… mientras en aquél lugar sonaba “La flaca” y ellos se miraban con curiosidad al mismo tiempo.

- Te cuento que anoche mientras tocaba la armónica en el parque contiguo pensaba muy seriamente que mi cuerpo está formado por fragmentos de millones de estrellas, y llegué a la conclusión que es por eso que aun no encuentro un lugar fijo para establecerme. Las estrellas me han llevado de un lugar a otro desde que cumplí 18 años, y me trajeron aquí el día de hoy…

- Si… lo supe desde el momento en que te vi, me di cuenta de que tu cuerpo está formado por fragmentos de estrellas, vi como brillaban sobre tu piel opaca al principio, y destellante durante milésimas de segundo cada vez que aspirabas tu cigarro…

- Ah si?... mira, qué interesante… y qué más viste en mi.. o bueno… desde cuando me has visto destellante?

- Destellante, jaja, en sí desde hace dos meses, el día que “te conocí”, y qué más he visto en ti… esa es una pregunta de lo más curiosa, en sí, nada… por eso he venido hoy a pedirte un cigarro…

- Más interesante aun… hace exactamente dos meses cuatro días te espero aquí, con mi cajetilla de cigarros… te espero con esta cajetilla y una de repuesto por si no llegas a acercarte esta noche, por si te acercas mañana o en otra más distante..

- Tenía miedo…

- Por qué?

- Por la misma razón por la cual no te has acercado a pedirme un sorbo de mi café…

- Lo sé, lo supe desde que te vi…

- Cuéntame algo…

- Te cuento que me gusta tu vestido de gasa con pequeñas flores en tonos marrón… te cuento que he visto como te muerdes las uñas de la mano derecha más que las de la izquierda.. te cuento que te he hablado a lo lejos mientras escuchas música y sé que piensas que mi voz es el susurro del viento… he visto claramente como juegas con tu nariz cuando estás nerviosa y con las puntas de tu cabello aunque no lo estés… y le he pedido al universo una y otra vez que te acerques a pedirme un cigarro, este cigarro… se lo he pedido tantas y tantas veces que ahora mismo pienso que vas a desaparecer cuando abra un poco mis ojos negros, he recreado tantas veces esta imagen para mis adentros que no sé ahora mismo qué más contarte… porque tengo miedo de ya no poder contarte más nada…

- Más nada… en mi pequeño universo no se conjugan esas palabras… anoche te escuché tocando la armónica… Estaba sentada a dos bancas de ti, pensando en cómo sería poder tocar tus manos tibias en ese justo momento en el que las mías estaban frías como de costumbre… pensé y pensé en el destello que tendría tus ojos al entonar cada nota… en el olor a tabaco emanando de tu piel.. pensé y seguí pensando en lo que sería de mi si al acercarme a ti recibiera una gélida mirada.. fue entonces cuando me desvanecí de nuevo. Mi mundo tan práctico se encuentra ahora teñido de azules y grises… aun no sé que nos trajo a este lugar la misma noche estrellada…

- Por eso no quise acercarme, sé que me iré… Quise que fueras siempre esa luciérnaga que se aparece de vez en vez.. quise recordarte con tu olor a café y las ojeras en tus ojos y tu cabello negro con tu trenza mal hecha… y es por eso que no me acerqué a pedirte un sorbo de tu café porque si lo pedía me arriesgaba a quedarme aquí por siempre, queriendo preparar tu café cada mañana, o cada domingo a medio día..

- Me gustan las margaritas [la mujer quería arruinar la melancolía del hombre de las estrellas]… me gusta deshojar margaritas… nunca he hecho un picnic pero me gusta deshojar margaritas y si has de irte vete… que sabes que si hemos de vernos así será.. sabes que el universo… nuestro universo confabulará para que estemos una, dos, cien horas juntos y ser felices en ese espacio, sabes que siempre podremos estar ahí… que aunque no me veas estaré ahí cada vez que enciendas un cigarro y sobre tu piel destellen las miles y millones de estrellas.. sabes que cada vez que tome café pensaré en tu cabello negro mal peinado y en la mueca que haces al tomar la armónica, que llegaré con mi maleta azul a tocar tu puerta un martes por la mañana y me iré de ahí el jueves por la tarde sin que te des cuenta… que estaré de nuevo contigo el día que llegues a mi café al mes siguiente y me invitarás un cigarro que no lograré terminar nunca….

- Me gusta cuando me ves con cara de borrego tierno a medio morir… me gusta ahora que conozco tu voz de cerca, me gusta estar contigo sin luces intermitentes, creando esta historia porque sé que ya no tengo miedo de irme como un cometa, sé que nos encontraremos una y otra vez, que tal vez fue casualidad, y si no lo es… ya estaba escrito..
Porque tenía miedo a esa reacción tuya de querer tenerme en este sitio… porque tenía dudas y sentí que tal vez no me dejarías volar… ya tienes sueño… vamos… es tarde.. o tal vez temprano..

- Cuándo te vas?....

- Nunca me voy… [dijo el hombre mientras la apretaba hacia su pecho y acariciaba su cabeza con olor a misterios].

miércoles, 29 de abril de 2009

Que tenga los ojos negros...


Cuando él tenía 13 años mató a un pequeño colibrí, le sacó el corazón y se lo comió. Había escuchado desde niño que ese “Hechizo de amor” [hago alusión a la película del mismo nombre que me gusta tanto] le traería buenaventura con las mujeres. 70 años después le dije que cuando me case quiero que sea con un hombre como él y que no podría pedir más para ser feliz, a lo que el hombre de mi vida respondió:
-- Estás pendeja chamaca, no… no…. Que cabeza.. que cabeza…
--Pero por qué abue si para mi usted es perfecto…
--Porque nunca fui muy fiel que digamos…
--Ahhh eso lo sé…. Ese es su talón de Aquiles… pero de todos modos.. quiero a un hombre como usted…
--Qué cabeza chamaca… no sabes ni lo que dices… tuuu, no sabes ni lo que quieres.
--Así es amorsote, no sé lo que quiero, pero Sí sé lo que No quiero.

[Aclaro…no pienso en casarme..tal vez si, en una villa italiana dentro de tal vez 8 años y beberé vino hasta morir de alegría].

Esa fue la primera vez que le conté a mi abuelo que mi mente se encuentra de lo más nublada, en ella, al cerrar los ojos, únicamente veo aquellos puntos rojos que me indican que es lo que NO quiero en la persona con la que he de estar. Son esos rojos intermitentes que me indican que he de esquivarlos lo más rápido posible para ahorrar tiempo y seguir con mis espacios, hay que ser práctico en esto de las relaciones, si desde el principio existe un pequeño intermitente siempre oprimo el botón de escape para mantenerme a salvo.

Entonces pensé, y pensé, y seguí pensando. Últimamente pienso mucho en las cosas que siento ¿Cómo se piensa en lo que uno siente?...pues fácil, uno piensa en lo que uno siente con el estómago. Cuando mi estómago siente tibio significa que estoy pensando más de la cuenta en lo que estoy sintiendo. La culpa de todo es de él.
No había podido escribir algo concreto sin detenerme a pensar en lo que sería tomarlo de la mano sin que me dé pena que sepa lo que se que sabe, y sé que lo sabe porque, según TïtÖ, soy “transparente”. Nunca he sido una mujer disimulada con las cosas que me importan, y para mí, pensar en lo que siento realmente me importa.
Debe de ser el efecto de mi pequeña tercera parte animal, alguien me ha dicho que he de controlarla, ha salido a flote en las últimas dos semanas y vivo en mi pequeña nebulosa azul desde ese día estrellado, si no había estrellas simplemente las dibujé.
Fue su olor personal, sin embargo aun no me he convertido en zombi y las ¾ partes del día no lo recuerdo, sólo cuando me despierto ansiosa por fumar un cigarro a media tarde.
Nunca he comido el corazón de un colibrí, tal vez por eso no tengo suerte con los hombres que cruzan en mi vida, si es que alguno cruza.
En “Hechizo de amor”, la niña hace a un hombre fantástico para no enamorarse jamás, al final del cuento, llega, no lo puede evitar, en su conjuro lo pide con un ojo azul y otro café.. yo pido:
Que tenga los ojos negros y las ideas claras…. Lo demás.. no importa..
Creo en el destino, en que todo está escrito, en las estrellas y el universo confabulándose a mi favor, en Dios riéndose a carcajadas de mis planes por que ya tiene otros para mi, en los horóscopos y las runas, en las vidas pasadas y el Karma, Buda y Mahoma … creo por que tengo que creer, creo en mi y en la fuerza que emana de mi mente y mi alma al mismo tiempo unificadas.
Sé que tendrá las ideas claras, ¿los ojos negros?? Eso lo sabré un domingo por la mañana.
*Qué sería de mi si no me diera pena tomarle de la mano y decirle:
¡Hey, creo, sólo creo… que ocupas ¼ de mi mente, de mi pequeña mente de suncho color rosa… no sé.. tal vez .. bueno.. ¿te gustaría que yo ocupara aunque sea 1/3 de tus pensamientos claros?..
Prometo portarme bien y trataré de no romper más tus cosas…me gustaría que fueras mi Oliveira y yo… pues bueno.. convertirme en tu Maga… o mi General Asensio, y que los domingos por la mañana al despertar, me des un café llamándome Catalina.

Te contaría eso, y muchas cosas más, si no me diera pena-miedo tomar tu mano, mirarte con ojos de cielo nublado esperando llovizna, y esperar tu respuesta…
[porque a veces, pienso qué sería de mí..contigo, y se que sería de lo más divertido,por que no te he encontrado ningún punto rojo intermitente, y espero que no hayas visto en mi alguno, serpia sideral lo que podría pasar… me gusta pensar que me gustas(8)*a]

miércoles, 15 de abril de 2009

Día de ënërö.

El proceso llevó tiempo… ahora es el momento de ver si ha dado resultados o te quedas en el limbo.

Todo empezó el día que me encontré a mi querido Edgar en el parque consigo mismo y decidí quedarme a platicar con él, yo que casi nunca tengo de qué hablar, ja. A partir de ese día sucedió la “aparición mental” o en sí, “sentimental”. Ha llegado el “momento”, bendito seas, apareciste, creí que había quedado impedida.

Entonces, a un mes de mi encuentro casual con Edgar mi conversación gira sobre el mismo tema semi-distorcionado a veces, claro y concreto en otros momentos y confuso o nítido en muchos más. Anoche culminó, ahora estoy completamente segura de que me encuentro lista para estar acompañada, y por alguna extraña razón, tengo el miedo atroz de que nadie quiera acompañarme.

“Cuates” muchos, amigos, contados con mi pequeña mano amputada. Soy de esos seres que no comprenden las formas materiales de la vida, nunca he logrado entender bien el funcionamiento de los controles remotos o contar el cambio después de pagar un buen café, que buen café es sólo aquel preparado por mí, sin azúcar por favor de grano y en cafetera. Me considero un ser de lo más común, para nada sexy, sensual o agradable a la vista, parlanchín por excelencia y con la mente volátil porque sólo así sabe y puede vivir. Entonces, esta semana sucedió con Carlina e Iván como interlocutores:
[contexto: relaciones “sentimentales” de nuestra generación, avanzada la plática]


Car*-¿Hace cuánto que no tienes novio?...

Nce*-¿ Hace umm.. dos años y medio, sí, dos años y medio.

Ivan- ¿y ligue o algo por el estilo?

Nce*-Umm me gustaba alguien así hace 6 meses, pero no pasó de eso, ahora tiene novia y de hecho ya no me gusta, así que , pues, no hay más.

Car*-A veces hace falta tener a alguien, y no siempre estar solo.

Ivan-cómo que ya va siendo tiempo, no?.

Nceà :S.. ok. Esto es extraño, si son dos años y medio pero no se… siento que ya no es igual conmigo, me refiero a que ahora estoy plenamente segura de poder aportar algo a una relación, sin ningún mal viaje, celos o cosas por el estilo, simplemente disfrutar el hecho de poder estar con alguien que sea mi “igual” y ya, así de simple, ahora sé que quiero aportar y no sólo pedir.

Ivan-Umm, es verdad, me alegro por ti. Yo aún no llego a ese estado, ahora estoy en el de encuentro conmigo, pero llevo unos meses sin relación y estoy bien.

Nce*àMi problema es no saber “ligar” y ser muy penosa, Carlina jaja dame clases.

Car*-jajaja no seas boba, eso es fácil.

Ivan-Mujeres…

Y así fue, comimos helado juntos a las tres de la mañana, no dormí aquella madrugada, era la primera vez en dos años que pensaba en eso, eh el hecho de estar en paz y preparada para poder estar con alguien del sexo opuesto para compartir momentos “especiales”.

[contexto: escuchando música de su ipod, después de entonar “Día de enero”, contándole que “no sé por qué” hablo de eso desde hace unas semanas “sin querer” ].

Alvaro-Umm, yo creo que es tu subconsciente, por eso terminas hablando de eso, creo que inconscientemente esperas tener algo.

Nce*-No, no creo que sea eso, es que no se por qué termino hablando de eso. Sé que las personas no pueden “generarse”, tampoco quiero, simplemente ha de llegar.

Lo he aceptado, no era mi subconsciente, sino mi consciente más presente que nunca. Estoy lista.
Es verdad, nunca he sido de esas mujeres a las que les llevan serenatas y tienen los ojos dulces, Iván me dijo aquella noche que no soy “rosa” sino más bien “azul”; nunca he tenido una relación que sea realmente bella, de esas que uno recuerda con un suspiro entrecortando diciendo “qué bueno”, y si, mi corazón ha sido pertrechado y ahora se encuentra de lo más suave y terso para ser abrazado.

Escuché “Día de enero”, realmente no tenía música de fondo sino eran dos personas cantándola, fue extraño, mientras la entonaba pensé “quiero eso, quiero poder cantarle esto a alguien, simplemente dar cariño y hacer sentir bien a una persona, poder darle mi loco amor a alguien, así de simple, sin más…”

Acaban de felicitarme porque he aclarado el “sentimiento” y ya no le tengo miedo al desamor, me han preguntado si alguien me está “rondando” o si hay alguien “en la mira”, he respondido..
Nce*àno sé si hay alguien rondándome, si lo hay y me gusta, me daré la oportunidad de conocerlo, sí,realmente estoy lista, si no le gusto a alguien no importa, igual eso no me trauma, estoy lista, ya no tengo miedo.
- Qué evolutiva.[Er]
- Desglosa evolutiva.[Nce]
- Porque ya aclaraste tu mente y no te daña el desamor.[Er]

No, no estoy “generando” a la persona indicada, al contrario, estoy en espera de aquella que No tenga lo que NO quiero, no tengo a nadie en mente, estoy en la página en blanco del inicio y en espera de que aparezca, tal vez ya llegó y no me he animado a verlo o él a decirme “hey, estoy aquí”, tal vez llegue en meses, días, horas o años, no lo sé. Si ha llegado bien, creemos una historia, si no, la crearemos luego… “y como vi que eras sincero en tus ojos me perdí.., tu más que nadie, merece ser feliz…”

Este es el momento, ha llegado, estoy segura, :D he perdido el miedo. Si me lastiman, qué más da, una más una menos, si me caigo me levanto, he mudado de piel y me he limpiado.

sábado, 11 de abril de 2009

Weekpost

Sábado: mi primo-amigo y yo vamos a “Las puertas”. Lo había encontrado sentado en el parque una noche semanas atrás, inevitablemente platiqué dos horas y media con él, no fui a mi trabajo.
Lo conocí hace años, es sobrino de un tio político, ahora es prácticamente mi primo. Se enamoró de una mujer de cabellos negros y piernas largas que lo ha abandonado. Ese hombre de cabellos largos y rizados ha estado triste. Me cuenta historias, le cuento cuentos, -hay mucho que contar y poco que callar- le comento. Me explica ciertas teorías que aún no lograba comprender.
Llegamos a la conclusión de que el “Mal de amores” no es un dolor, sino una sensación visceral que se s i e n t e en la “boca del estómago”, justo ahí, una sensación que oprime y rasguña al mismo tiempo, algo que inicia ahí y llega hasta la garganta convirtiéndose en un nudo tan apretado que a veces no te deja respirar, y , cuando lo desatas sale agua de él y no deja de salir por mucho tiempo.
Me explica lo que es la “limeransa”, que es el estado en el cual nos atrae, gusta, mueve el tapete una persona y añoramos estar con él/ella, cualquier pequeño saludo, cumplido, por más ínfimo que sea lo vemos como una señal de amor, aunque éste no sea recíproco. Me di cuenta entonces, que alguna vez estuve “limeransada”, reí al respecto. Esa misma noche ambos vimos una estrella fugaz, mi deseo, el de siempre solo que ahora con distinto nombre, el suyo aún no lo he descubierto.
Él es de esos hombres con los cuales uno se siente tan a gusto platicando que la mayoría de las veces se me va el tiempo haciéndole preguntas y armando mis respuestas, que comparte el mismo deseo por tomar el “veneno” todas las mañanas y noches, el mismo frenesí del insomnio. Es un gusto tenerlo como bebedor de café los días de tristezas, de familias compartidas y de sueños lejanos[me gustó nuestro primos-reencuentro].
Domingo: comparto mi tarde con °°EL clan de los No humildes°°, sin sobresaltos y como siempre todo de los mas ameno. Reitero mi aprecio y amor hacia ellos.
En la noche salgo con aquel joven conocido por medio de unas cuatitas preciosas. Me cuenta que llegará a planear su viaje a otros estados para éstas vacaciones. Un joven muy amable, con un gusto musical similar al mío. Me platica sus conquistas, le platico mis quereres. En este tiempo de conocerlo, tan corto , previo me siento cómoda. Por alguna extraña razón no me intimida contarle algunas cosas. Es un viajero constante, dormilon de aeropuertos y espectador de incendios. Habla con israelíes con un lenguaje de manos, asiste a funerales de leones marinos y se dedica a salvar pollos de guerras mundiales. Un tipo de lo más peculiar, con olor a viajero. [conocerlo ha sido una buena adquisición]
Lunes: francamente no recuerdo que hice el lunes, sólo que salí temprano de mi maravilloso trabajo cargando una laptop, mi bolso de mano, sobres de papel manilla dentro de los cuales se encontraba la valiosa demanda de mi jefe y traía puesta una blusa color azul rey. Carlina me dice que está en mi oficina, ya me había marchado, fue una lástima no verla a ella ni a Carito.
Martes: sí recuerdo mi martes. Mucho trabajo, demanda en proceso, mujer cansada, pensamientos distorsionados y sentimientos estables. Bajo las escaleras, y ahí estaba. El hombre al que conocí hace 3 años o un poco más, 2 años de no vernos las caras, subo a su auto y hablamos como si nos hubiéramos visto ayer. Definitivamente hay personas en la vida a las que vale la pena conocer y tener en cuenta. Él es un paria, o eso juega a ser. Tiene 24 años y barba castaña, mente soñadora y ojos que parece que siempre están dudando de la existencia del mundo a su alrededor. Llegamos al café, hablamos de nuestras vidas fantásticas cerca de hora y media. Discutimos sobre nuestros sueños, mi °°lista de cosas por hacer°°, le cuento mi “Paula” endemoniada y me felicita por el proceso concluido. Me platica anécdotas, me siento tan a gusto, me gusta para primo. Él es de esos hombres a los que podría llamar “compadre” con todo el gusto y el disgusto del mundo al mismo tiempo, es de esas personas que se sienten tan “mal paridas” que cada vez que entra a un sitio llama la atención por su enigmática presencia. Entonces llega ella, mi mujer de los 45 kilos, después de la llamada y la mirada de él señalándome complicidad para su reencuentro, 2 años después, tanto tiempo. Lo planee, lo siento, quise verlos juntos brillando, ella es tan luminosa cuando está a su lado, y la imagen de los 2 dándose un abrazo acortando las distancias fue para mí, pequeño ser solitario, una pequeña oleada de brisa que refrescó mi alma del calor abrazante. Ese día, dormí feliz, porque sé que los hice felices. Lo siento, planee con alevosía y ventaja su reencuentro.[me gusta, me gustó ver ese reencuentro]
Miércoles: sobregirada. Y por que siempre tengo de que hablar estoy “sobregirada”. Ceno con mi familia y compartimos el tiempo que casi nunca tenemos. Vi una película en casa de la amiga de una amiga, casi duermo.
Me encuentro de madrugada platicando con el tipo de las casualidades no casuales. Me ha preguntado varias veces si creo en las casualidades, le digo que sí, pero que hay que tomarlas de vez en cuando y no dejar pasar esos momentos mágicos del día. Estuve a punto de no verlo e ir a dormir, fui porque quería saber que se puede platicar con alguien de 1:30 am a 3:30 am, he descubierto que el ser que se siente “ordinario” por tener cabello negro y lacio [igual que el mío] es una caja de sorpresas y pude haber estado conversando hasta el alba con él. Al parecer, los dos “sabemos lo que no queremos en nuestras vidas” y con eso es más que suficiente. Tiene historias tal vez menos o más truculentas que las mías, un timbre de voz agradable y huele a tabaco. Tomó dos whiskys y cuatro cigarros, tiene planes de vuelo como los míos y musicalmente se me parecer. Es muy peculiar, habrá que descubrirlo, es extraño, tal vez sea bueno. No puedo definir exactamente de qué hablamos, en dos horas fue información que se habla con gente recién conocida y común en una semana, fue distinto algo un tanto sideral.[ me gustó el encuentro fue...].
Jueves: Me reencuentro con el “paria de barba castaña” y mi mujer de los 45 kilos,.A lo largo de 4 horas platicas de lo más interesantes, mi mujer de los 45 kilos y el paria me hicieron pasar una velada magnífica. Me encanta verlos juntos, son pura luz en potencia. A pesar de mi baja e presión automática ha sido un día de lo más interesante, me gustó saber que puedo estar en mi mundo con personas así, con gente que en estos días conocí y reconocí… me gusta.
Lo más interesante, la “llamada” alguien llama a mi teléfono móvil a las 11:22 pm. Planeo como sacudirme de nuevo.